El canto del viento

April 2nd, 2016

“Corre sobre las llanuras, selvas y montañas, un infinito viento generoso.
En una inmensa e invisible bolsa va recogiendo todos los sonidos, palabras y rumores de la tierra nuestra. El grito, el canto, el silbo, el rezo, toda la verdad cantada o llorada por los hombres, los montes y los pájaros van a parar a la hechizada bolsa del Viento.
Pero a veces la carga es colosal, y termina por romper los costados de la alforja infinita.
Entonces, el Viento deja caer sobre la tierra, a través de la brecha abierta, la hilacha de una melodía, el ay de una copla, la breve gracia de un silbido, un refrán, un pedazo de corazón escondido en la curva de una vidalita, la punta de flecha de un adiós bagualero. Y el viento pasa, y se va. Y quedan sobre los pastos las “yapitas” caídas en su viaje. Esas “yapitas”, cuentas de un rosario lírico, soportan el tiempo, el olvido, las tempestades. Según su condición o calidad, se desmenuzan, se quiebran y se pierden. Otras, permanecen intactas. Otras, se enriquecen, como si el tiempo y el olvido -la alquimia cósmica- les hicieran alcanzar una condición de joya milagrosa.
Pero llega un momento en que son halladas estas “yapitas” del alma de los pueblos. Alguien las encuentra un día. ¿Quién las encuentra? Pues los muchachos que andan por los campos por el valle soleado, por los senderos de la selva en la siesta, por los duros caminos de la sierra, o junto a los arroyos, a junto a los fogones. Las encuentran los hombres del oscuro destino, los brazos zafreros, los héroes del socavón, el arriero que despedaza su grito en los abismos, el juglar desvelado y sin sosiego. Las encuentran las guitarras después de vencido el dolor, meditación y silencio transformados en dignidad sonora. Las encuentran las flautas indias, las que esparcieron por los Andes las cenizas de tantos yaravíes. Y con el tiempo, changos, y hombres, y pájaros, y guitarras, elevan sus voces en la noche argentina, o en las claras mañanas, o en las tardes pensativas, devolviéndole al Viento las hilachitas del canto perdido.
Por eso hay que hacerse amigo, muy amigo del Viento. Hay que escucharlo. Hay que entenderlo. Hay que amarlo. Y seguirlo. Y soñarlo. Aquel que sea capaz de entender el lenguaje y el rumbo del Viento, de comprender su voz y su destino, hallará siempre el rumbo, alcanzará la copla, penetrará en el Canto”.
ATAHUALPA YUPANQUI

( Este hermoso poema lo comparte una colega que está recitándolo durante las mañanas, junto a sus alumnos de 7mo grado.)

Nodos Lunares.

March 26th, 2016

“Las crisis de la vida, conocidas por la mayoría de las personas, están señalando dificultades que frecuentemente se producen en los puntos de transición de la vida humana. Una y otra vez, Rudolf Steiner ha señalado la regularidad de estos impulsos de cambio en el curso de la vida. Uno de estos ritmos es el nodo lunar”

Oswald Sander

 

Leer artículo completo en  Médicos Escolares

Una estrella en la ventana

March 20th, 2016

Hacer este tipo de estrellas es muy fácil y el resultado es hermoso.

Las puedes hacer con distintos colores y de distintos tamaños.

Este tutorial está en alemán, pero se entienden perfectamente los pasos a seguir a través de las imagenes. Lo más importante es que en la elaboración de la estrella utilices papel volantín, como le dicen en Chile,  o papel globo, como le dicen en Colombia,  y utilices un pegamento suave como el pega stic ( Colombia) o el Stic-fix ( Chile)

Primer año de enseñanza básica

March 7th, 2016

En los colegios Waldorf la clase tiene una estructura muy diferente a la tradicional, sobretodo la clase principal ( que es la clase que se hace en las primeras horas de la mañana y donde se imparten las materías como Lenguaje, Matemáticas, Ciencia, Historia, etc).

La clase principal simpre comienza con un parte rítmica, la cual va variando de acuerdo a la edad de los niños o jóvenes, y varía de acuerdo al maestro, ya que no hay una receta para esto, cada maestro diseña su parte rítmica de acuerdo a las necesidades del curso.

En esta página hay un bello video de la parte rítmica del  primer año de enseñanza básica de la Escola Waldorf Aitiara, em Botucatu-SP, classe da professora Doralice Moreira.

Arte Social. Video 1º año de enseñanza básica.

 

Individualidad

February 25th, 2016

” Los valores de la individualidad y de la vitalidad se caracterizan por su oposición al automatismo y a la mecanización, formas de vida que la socialización favorece. El desarrollo de la individualidad constituye, por tanto, el principio del ennoblecimiento humano, el enriquecimiento de la vida histórica”

Jhon Stuart Mill

Ser distinto

February 22nd, 2016

“La condición esencial de la libertad radica

en la desigualdad, en la variedad, en lo

diferencial del hombre, la posibilidad de

ser distinto, de ser uno mismo”

                                                        Jhon Stuart Mill

El impacto del lenguaje del adulto en el niño.

February 15th, 2016

El año pasado asistí a una conferencia y un taller de Tamara Chubarovsky y me gustaron mucho. Cuando la estaba escuchando deseé que más padres, madres, abuelas, abuelos y maestros pudieran escucharla; porque la palabra tiene un gran poder y palabra es mucho más de lo que se dice con la boca. Palabra es intensión, tono de voz, contenido y mucho más…

Tamara lo explica de una forma genial en esta conferencia

Video tomado de vozymovimiento.com

 

Entre el dormir Waldorf y la Neurociencia

January 29th, 2016

Para la pedagogía Waldorf el sueño es muy importante, ya que somos concientes de que, lo que se aprende un día, llega con nuevas fuerzas al día siguiente y va madurando con el niño, a través de los días y sobre todo de las noches. Nosotros entregamos un contenido por la mañana, dejamos que éste haga su proceso y cada día vamos construyendo en base a lo que el niño o joven ha ido madurando. Hay contenidos que se tardan varios días en madurar, otros semanas, algunos meses y muchos otros se tardarán años en ser parte de los estudiantes, porque el aprendizaje no es una memorización, el aprendizaje es un alimento que requiere de un proceso propio del estudiante, y cada estudiante tiene sus propios tiempos para ir asimilándolo.

 

En 1921 Rudolf Steiner dijo las siguientes palabras, en una de sus conferencias para maestros, explicando algunos detalles de la enseñanza de la física en el 6º grado:

 

“Pasemos ahora a considerar lo que sucede en la otra parte de la entidad humana, la que, de noche, descansa en el lecho, donde continúa reverberando y resonando lo estudiado con el niño durante la vigilia. Todo lo que se ha generado en el hombre integral y, después, en su sistema rítmico, asciende hacia el sistema cefálico, para ahí crear las imágenes que correspondan, imágenes con las que se encuentra el niño al despertar a la mañana siguiente e ir a la escuela. Esto significa que un experimento del día anterior, así como mi recapitulación, se ha transformado, sin que el escolar haya sido de ello consciente, en un conjunto de imágenes que, como si fueran fotografías se han depositado en su cerebro. Así le recibo cuando llega a la escuela” (Steiner, 1921).

 

En la pedagogía waldorf se  puede vivenciar este proceso, tal cual lo describe Steiner, aunque en la enseñanza de la física es un poco más visible, este proceso se da en todos los ramos de enseñanza y desde primero básico. Pero para que esto funcione es fundamental respetar las épocas de enseñanza, porque cuando tú le enseñas algo a un niño o joven debes entregarle algo que queda en su alma y darle tiempo para digerirlo y no bombardearlo con tantos contenidos al mismo tiempo, que no pueda digerir ninguno de ellos (para mí ese uno de los principales errores de la pedagogía tradicional)

En los colegios waldorf el estudiante durante la clase principal trabaja un contenido y al día siguiente, la clase comienza con la recapitulación de lo que se vio el día anterior, pero esta recapitulación no la hace el maestro, esta recapitulación la hacen los estudiantes, entre todo el grupo construyen de memoria lo que hicieron el día anterior y en ese momento ( que para mí es uno de los más importantes de la clase) los estudiantes se dan cuenta de cuánto aprendieron o cuántas dudas tienen al respecto sobre que se esta trabajando, también el profesor se da cuenta de qué tanto se ha asimilado del contenido, y de a poco el maestro comienza a seguir trabajando el tema. Es como una obra de arte, es como una escultura que requiere tiempo, pero es una escultura que se va construyendo entre todos, entre los estudiantes y el profesor y cada día va entregando nuevos elementos, nuevos desafíos, nuevos puntos de vista. Al cabo de las 3 o 4 semanas, la obra de arte esta casi lista y cada uno de los participantes llevan un pedacito de ella dentro de sí, porque todos fueron participes de ésta. Read the rest of this entry »

El olvido

January 19th, 2016

“El olvido no es un bombardeo indiscriminado, como los de Guernica, Hiroshima o Afganistán. Se parece más al efecto del tiempo sobre las ciudades: algunos edificios se van a pique, otros se arruinan, otros son reemplazados, pero las ciudades que no fueron barridas por catástrofes naturales o bombardeos, conservan su carácter distintivo a lo largo de los siglos como Roma, Atenas, París o Río de Janeiro”.

 

Ivan Izquierdo.

El arte de olvidar, 2008.

Olvido

January 13th, 2016

 

 

“Hay quienes imaginan el olvido como un depósito desierto

una cosecha de la nada y sin embargo el olvido esta lleno de memoria”

                                           

                                                              Mario Benedetti,

El olvido está lleno de memoria, 1997.

Pasion Waldorf Construido con WordPress
Entries (RSS)
Ingresar